El RGPD, una oportunidad de transparencia y de negocio

Diego González Zabal

Nos acercamos a la fecha en la que el nuevo Reglamento General de Protección de Datos, el RGPD, exigirá a todas las empresas que gestionan y tratan habitualmente con datos personales adoptar una serie de medidas para las que han tenido que adaptar sus estructuras y procedimientos. Para acoplarnos a este nuevo escenario el calendario ha venido corriendo desde su entrada en vigor desde mayo de 2016. En este contexto, hay motivos para alegrarse de la adopción del texto europeo.

El reglamento cambia el planteamiento hacia un cumplimiento proactivo de la norma con requisitos del consentimiento más exigentes, que debe ser explícito, en el momento de cesión, almacenamiento y uso de los datos del cliente. Pero más que en las dificultades que impone la norma, debemos fijarnos en las oportunidades de transparencia y de negocio que ofrece.

Lo importante es la confianza del cliente

Nuestra actividad se basa en la confianza con el cliente. Nuestro objetivo es enviar el mensaje concreto a la persona correcta y en el momento oportuno. Para ello, esta transparencia es un pilar básico en nuestra relación entre la marca, nosotros y el cliente. No sólo porque hay que cumplir la norma, sino porque tenemos que ganarnos esa confianza del cliente final debemos expresar la importancia que merece la confidencialidad de los datos y el fin para el que el cliente los ha cedido a las marcas.  

Debemos proteger a los ciudadanos de actos malintencionados y darles más autonomía a sus datos, instaurando sistemas fiables que permitan la seguridad y el control de su información personal. Por ello, es una obligación contar con las herramientas de ciberseguridad necesarias para una gestión segura de toda esta información aportando la máxima confianza a las marcas cliente en el tratamiento responsable de las bases de datos.

Los empleados deben tener un adecuado conocimiento del nuevo reglamento

De esta manera, creemos que la RGPD también es una gran oportunidad para recordar a todos los empleados la importancia de la seguridad informática, ya que la seguridad de los datos de nuestros clientes está muy relacionada con la explotación que nuestros empleados hacen de ellos. Como empresa, definir el mapa de tratamiento de datos, tal y como exige la norma, permite identificar todos los datos procesados por la empresa y en el momento actual en el que el Big Data y Machine Learning están ganando importancia puede derivarnos a oportunidades e innovaciones clave para el crecimiento y la diferenciación en los servicios de contact center.

Además, con esta normativa todas las empresas europeas contamos con las mismas exigencias, lo que favorece la competencia intracomunitaria e incrementa nuestra capacidad jurídica para llegar a un mayor número de clientes en otros territorios, una buena oportunidad para el desarrollo económico de los negocios a nivel europeo.